Nuestro Puerto Rico del Alma

Una vida no es fuerte sino cuando se ha consagrado a conquistar su ideal por sencillo que sea. Eugenio María de Hostos.

domingo, 10 de mayo de 2009

Celebrando el Dia de las Madres

Tengo una gran dicha porque compartí con mi familia. Eso siempre me llena mas que nada. No hay que salir del hogar para ser feliz, aquí nos sentimos muy bien. No cambio estos momentos por nada.

Fue un día especial, pues por motivo de las Madres se hizo una cena especial para mi. Antes de la cena, habíamos puesto uno de los CDs que me regalaron, Elegy in Blue, de Benny Carter. Estuvimos bailando al ritmo del jazz por un rato antes de comer. Me fascinó el ritmo tan perfecto de mi hijo mayor.

Habíamos cocinado unas papas al horno. Tres colores, papas azules, rojas y blancas (fingers), se combinaban con la cebolla y las otras especies, incluyendo el romero. Junto a unos “nuggets” de soya y una rica ensalada verde (con pimiento amarillo, rojo, perejil, zanahoria, y radichio) cenamos juntos, los cuatros. Acompañamos la cena con un vino de Nueva Zelandia, un Sauvignon Blanc, Nobilo, 2007, suave, buen sabor. Por supuesto, los niños tenían jugo de china en sus copas. Sin embargo, todos participamos chocando nuestras copas y deseándonos mucha salud.

Que rico estuvo!

Luego vino mi parte favorita, el postre. Había hecho una receta nueva, un “biscuit” de almendra con fresas en “syrup” de agave. Fue un postre “gluten-free”, “dairy-free”, y “sugar-free”. Ay! Que cosa más rica! Lo servimos con un poco de mantecado. Por supuesto, Don Segundo, fiel al vegetarianismo, se lo comió con mantecado de soya. Yo, Doña Bianca, rompí con los paradigmas vegetarianos de la noche, y acompañé el “biscuit” y las fresas con dos bolitas de Chocolate Fudge Brownie de Ben and Jerry’s. Mi estomago se quedó gozando…

Soy madre todos los días y vivo la experiencia de reír y llorar por mis hijos, eso, todos los días. Sin embargo, es lindo sacar un día al año para celebrarlo con mayor anhelo. Y es sumamente lindo hacerlo todos juntos, sobretodo ahora que ellos aún están con uno. Yo sé que en un futuro no muy lejano no necesariamente será así. Por eso, me lo disfruto ahora con gran pasión. Ya que el futuro es incierto, le saco el máximo al presente. Lo que se viva en el presente con amor serán las memorias que se acordarán en el futuro. Esas memorias se recordarán siempre como un presente que nunca acaba y que darán las energías para seguir pa’lante hasta que todo llegue a su final. Gracias a Dios. Gracias a mis tres amores por un día lindo donde me hicieron sentir especial.

video

3 comentarios:

Don Segundo dijo...

Me alegra.

El postre de quedo supremo.

Hoy rompí con lo “Raw food” (alimentos vivos).

Las almendras con fresas aromatizadas estaban buenas, fue lo único “Raw”.

Te amamos.

Siluz dijo...

Esos son los mejores momentos, los que se disfrutan con la gente que se ama y que ama a uno. ¡felicidades!

Doña Bianca dijo...

Siluz,

Asi es, esa es la calidad de vida a la que uno se refiere. Saludos!